martes, 13 de marzo de 2007

Fútbol y (destruccón del) medio ambiente



Los dineros que promueven y jalean el espectáculo (¡) del fútbol ¿de dónde vienen? Pues de bancos, constructoras, industria automovilística y demás gigantes económicos. Este pasado fin de semana, los capitostes del BBVA chutaban decenas de saques de honor ante miles de espectadores ávidos de goles, muchos de los cuales, imaginamos, andarán hipotecados de por vida gracias a la política financiera promovida por esos señores que daban pataditas al balón tan honorablemente (bancos y cajas son los grandes propietarios inmobiliarios de este país y, como es sabido, los que conceden -o no- el dinero para los préstamos hipotecarios).

El BBVA, además de contribuir al inflado de la famosa burbuja inmobiliaria –que tan de cabeza lleva a los miembros de La Cementera y sus familias-cuenta con un largo historial de agresiones al medio ambiente, sobre todo en América Latina (ver NOTA más abajo).

Luego están las empresas constructoras: ¡parece que cada equipo cuenta con una! Por poner unos pocos ejemplos: Llanera patrocina al Valencia, Fadesa al Deportivo de La Coruña y Ortiz (bajando a la 2ª División), financia al Hércules de Alicante. Todas estas empresas están metidas hasta las trancas en los PAI más polémicos del país, cuando no comenzando a implementar su estrategia de tierra quemada en el litoral de los países empobrecidos. Tal es el caso de Fadesa, que ha entrado literalmente a saco en Marruecos y anda promoviendo proyectos tan impactantes como el de Saïdia, en la costa mediterránea del país norteafricano.

Y finalmente encontramos los propios clubes deportivos que, actuando como una promotora más, se lían la manta a la cabeza y se dedican a planear espectaculares pelotazos a costa de nuestros mejores paisajes y otros recursos naturales (véase nuestro post sobre Porxinos de hace unos días).

Así las cosas, cuando los seguidores de tal o cual equipo acuden a los estadios para ver a sus ídolos, o compran una camiseta “oficial” para sus churumbeles, no hacen sino participar en una gigantesca campaña publicitaria en loor de un puñado de hombres y mujeres ricos que se dedican a coartar el acceso a una vivienda digna y uniformizan bajo una capa de cemento playas intocadas, bosques y campos de cultivo.

NOTA:


El BBVA financia el cambio climático


Fuente: Ecologistas en Acción18 de diciembre de 2006


El BBVA es el segundo financiador del nuevo Oleoducto de Crudos Pesados (OCP) en Ecuador. El tubo recorre 503 Km entre la Amazonia y el puerto Esmeraldas. El OCP ha sido construido por un consorcio de 7 empresas, entre las que se encuentra Repsol-YPF. Entre 1999 y 2003, únicamente por roturas de los oleoductos en Ecuador, se ha derramado más petróleo que el vertido en el desastre del Prestige. Por ejemplo, durante la construcción del OCP se vertieron hasta 22.000 barriles de crudo que llegaron a la laguna de Papallacta de la que toma agua el 60% de la población de Quito. El nuevo oleoducto OCP atraviesa todo Ecuador. En el trayecto hay zonas de alta biodiversidad y producción hídrica, que además presentan un alto riesgo sísmico y de erupción de volcanes activos: en noviembre de 2002 el volcán Reventador destruyó 870 metros del OCP recién construido.


Además en el currículum antiambiental del BBVA se debe añadir la financiación de la celulosa que ENCE quiere construir en Uruguay. Lo que conllevará un gran impacto, tanto por sus emisiones de efluentes contaminantes, como por su gestión forestal insostenible.


A todo ello hay que sumar que el BBVA es el principal propietario español de fabricas de armas, estando implicado en el caza Eurofighter EF 2000, el avión de transporte A400M, los carros blindados Leopard o productos de guerra electrónica como Hspasat, Rymsa e Indra.


Este tipo de irresponsabilidad social corporativa por parte del BBVA viene siendo denunciado desde hace tiempo por distintas organizaciones como el Observatorio de la Deuda en la Globalización (ODG) o Ecologistas en Acción - Ekologistak Martxan.

3 comentarios:

pies de plomo dijo...

Me ha quedado claro y además los datos son irrebatibles. Pero tengo un problema, una disyuntiva cruel ante la cual la vida me ha puesto. Yo no soy del Barça pero Oleguer me cae bien, de hecho cuanto peor dicen que juega mejor me cae a mí ¿qué puedo hacer?

PS: Me gusta mucho la cementera.

Pies de plomo dijo...

Hola, soy yo otra vez.
¿Habéis visto La Directa de esta semana? (www.setmanaridirecta.info)

Anónimo dijo...

Pues a uno de nosotros nos cae bien Xavi, que no sabemos si juega bien o mal. Lo lamentamos, pero no podemos contestar a la pregunta de qué puede hacer porque primero tendríamos que contestarla nosotros. Quizás...¿invitarles a un café y sugerirles que dejen de ser millonarios por trabajar jugando? Ah! Y gracias por el enlace con la Directa!

La cementera